Olas de calor, temperaturas que ascienden a cifras que nos hacen sudar sólo de pensar en salir a la calle… ¿Qué hacer para combatir el sofocante calor veraniego? Mantener una hidratación correcta es fundamental, aunque nuestra alimentación también tiene mucho que decir para mantenernos frescos por dentro.  Y es que hay alimentos que nos ayudan a combatir el calor. Toma nota de estos 10 aliados que no deben faltar en tu dieta este verano:

Especias y pimientos picantes

Los ingredientes picantes, especias, guindillas, etc., suben la temperatura de nuestro cuerpo, y estimulan la circulación sanguínea provocando la sudoración. Y, aunque parezca una contradicción, el sudor ayuda a refrescarnos. Esta es una de las razones por las que en zonas desérticas y muy cálidas se toma té caliente y mucho picante, como en México, India o Etiopía, donde los condimentos picantes están en casi todas la recetas.

Bebidas calientes

El té, especialmente de menta, y otras bebidas calientes ayudan a sudar, a liberar calor corporal y a contrarrestar los efectos de las altas temperaturas. Por el mismo motivo, es más efectivo tomar agua del tiempo que fría, ya que equilibra la temperatura corporal. Al contrario de lo que solemos creer, cuando se toman helados o bebidas con hielo, la temperatura corporal baja rápidamente, pero el organismo enseguida contrarresta este efecto aumentándola de nuevo, de manera que la sensación de frescor dura muy poco.

 Menta

El mentol de la menta es un buen camuflaje para disimular el calor. El mentol actúa sobre los receptores del frío de nuestras mucosas, llamados TRPM8, haciendo que envíen al cerebro la señal de que sienten frío. Esto no disminuye nuestra temperatura corporal lo más mínimo, pero alivia la sensación de calor.

Frutos rojos

Ricos en antocianinas, los frutos rojos (moras, frambuesas, cerezas…) tienen un importante efecto antiinflamatorio que disminuye la presión arterial y facilita la vasodilatación. Todo ello ayuda al cuerpo a bajar su temperatura a través de la circulación, manteniéndonos mucho más fresquitos.

Sandía y melón

Son las frutas que más agua contienen, un 93% en el caso de la sandía, y además son muy poco calóricas, cada 100 gramos de sandía nos aportan 20 calorías.

Tomate

Los tomates son ricos en licopeno y en vitaminas A y C. Son muy eficaces a la hora de disipar el calor estival, estimular la producción de sudor y mitigar la sed. Y en verano, tomarlo en forma de gazpacho es una auténtica delicia nutricional.

Zanahorias

Además de su alto contenido en agua, un 87%, esta hortaliza puede hacer que luzcas un mejor bronceado. Sus altos niveles de vitamina A, fibra y betacaroteno mejorarán el estado de nuestro cuerpo y nuestra piel se verá beneficiada con su ingesta diaria.  Prueba a tomarlas al natural o en zumo.

Melocotones y albaricoques

Propios de la temporada de verano, con su característico color naranja y rojizo, estas frutas están compuestas en un 87% por agua, al tiempo que también contienen potasio, hierro y vitamina C, lo que los convierten en un alimento de gran contenido nutricional y que nos ayudará a mantenernos hidratados.

 Espinacas

Las espinacas son un aliado dentro de nuestra dieta para estar bien hidratados. Posee un 92% de agua y tiene un bajo contenido en calorías, unas 23 por una ración de 100 gramos.

Pepino

De sabor dulce y naturaleza fresca, el pepino es muy utilizado para ensaladas, gazpachos y cremas de verano. Contiene aminoácidos, vitamina C, agua, calcio, fósforo, hierro y fibra. Es uno de los mejores alimentos para disipar el calor, eliminar la humedad, mejorar el tránsito intestinal y la eliminación de toxinas.

¡Ya lo sabes! Una dieta abundante en ensaladas, frutas y verduras te ayudará a mantenerte hidratado. ¡Siéntete más ligero y disfruta de estos meses de calor!