Ya ha llegado el carnaval y en cada rincón de nuestro país donde se celebra existen dulces y platos típicos para animar, gastronómicamente hablando, estas fechas. Y es que, además de las casetas, la música, las máscaras y los disfraces, los dulces y platos tradicionales ya están perfumando las cocinas de los hogares y las calles de muchas ciudades de España.

En Lleida, por ejemplo, encontramos el farcit. Un embutido típico de los Pirineos que se preparaba, fuera de la matanza, en las casas de campo familiares. También es propio de estas fechas la botifarra d’ou, una butifarra blanca que lleva huevo. En el sur, más concretamente en Cádiz, cuyos carnavales se encuentran entre los más populares y celebrados de la península, se celebra la ostionada o la erizada que cuentan, cada vez, con más seguidores y adeptos. Sin embargo, las costumbres de Carnaval más ancestrales las encontramos en el norte de España. Galicia y Asturias mantienen vivas las tradiciones culinarias donde, especialmente los dulces (filloas, frixuelos, orejas, cañas y flores fritas, chulas, rosquillas y más) son los protagonistas. Aunque, quienes son más de mesa y plato, le dan al cocido gallego o al lacón con alegría y sin miramientos durante estas fechas.

¡Es momento de ponerse el delantal para preparar algunas de estas recetas de repostería casera para Carnaval!

 

Receta de frixuelos, freixós, filloas o sencillamente crepes con pan rallado (pues son muy similares)

Ingredientes

½ litro de leche

190 gr de harina

70 gr de pan rallado Frumen Natural

50 gr de mantequilla

4 huevos

1 cda de azúcar

1 cdita de sal

Un chorrito de coñac o Cointreau (1 o 2 cucharadas soperas aproximadamente)

 

Elaboración de los frixuelos

Mezcla en un cuenco amplio la harina, los huevos, la mantequilla a punto pomada, la leche, la sal, el azúcar y el coñac, hasta obtener una crema fina y homogénea (es importante que no quede ningún grumo). Tapa el cuenco y reserva en el frigorífico durante al menos dos horas.

Haz los crepes en una sartén antiadherente, puedes engrasarla con mantequilla o  unas gotas de aceite de oliva. La primera crepe normalmente se desecha y sirve para que toda la sartén esté perfectamente engrasada y no se peguen las que se harán a continuación.

Para hacer las crepes en una sartén vierte entre medio cucharón y tres cuartos, depende del tamaño de la sartén, pero las crepes deben salir finas. Viértelo en el centro y voltea la sartén para que la masa cubra toda la superficie, deja cocer un par de minutos y dale la vuelta para que se haga por el otro lado. Repite la operación hasta terminar con la masa y ve posando los crepes en un plato, uno encima de otro, así se mantendrán calientes.