A todos nos encanta desayunar bien. Y es que un buen desayuno es fundamental para mantener una vida activa y saludable, aunque a cada uno le gustan cosas diferentes. Podemos encontrar desayunos muy variados: desde leche con cereales, tostadas y bollería, hasta embutidos, carnes, frutas, verduras y pescados. ¡Descubre cómo desayunan las personas en otros países!

Desayuno inglés o también llamado English Breakfast, se compone principalmente de huevos fritos, salchichas, champiñones, baked beans o judías blancas estofadas, patatas fritas, tomates a la plancha y tostadas. Es muy popular el gusto británico por iniciar la mañana con una comida contundente y completa para empezar el día con mucha energía.

Desayuno americano. Aunque los norteamericanos tienen una amplia variedad de desayunos, el más característico son las tortitas (o pancakes) acompañadas de huevos revueltos, bacon bien doradito y crujiente, y mucho sirope de arce.

 Desayuno francés. En Francia, el ingrediente principal del desayuno es la mantequilla. Lo más común es una baguette recién horneada, mantequilla con sal, mermelada, zumo de naranja y café americano o expreso largo. ¡No nos olvidamos del famoso croissant!

Desayuno alemán. Los alemanes suelen tomar pan de trigo integral, queso, fiambre y un huevo pasado por agua. Todo esto junto con una taza de café. El desayuno bávaro es muy diferente: dos salchichas blancas con mostaza dulce y un bretzel o tipo de galleta/ bollo horneado, y retorcido en forma de lazo, con un sabor ligeramente salado. ¡Y lo más fuerte es que se lo toman con una cerveza!

Desayuno turco. Los turcos son, probablemente, los que más revuelo montan en torno al desayuno, llenando la mesa con todo tipo de alimentos: queso feta, tomate, pepino, aceitunas, tostadas, mermeladas, pasas, pan de pita, salchichas espaciadas, té negro… ¡Un auténtico festival! El plato estrella es el menemen, un salteado de cebolla, pimiento y tomate con huevo y una gran cantidad de especias servido en una pequeña cazuela. ¡Delicioso!

Desayuno italiano. En Italia no se complican mucho la vida a la hora de desayunar, les basta con un buen cappuccino o espresso que acompañan con una pieza de bollería.

Desayuno suizo. Uno de sus desayunos más típicos es el muesli acompañado de pasas, fruta y leche o yogur. Si se trata de depurar el organismo, es la elección más acertada.

Desayuno japonés. Los japoneses sí que se toman el desayuno en serio, haciendo de él una de las comidas más copiosas del día. Para ellos el arroz, el pescado y hasta la sopa de miso es bienvenida. En Corea el desayuno es similar: sopa, arroz y kimchi. En estos países los vegetales se empiezan a consumir desde la mañana y, tanto el pescado como el tofu, son muy populares.

Desayuno singapurense. En Singapur, todo desayuno debe de contar con las famosas tostadas Kaya, unas tostadas de pan con mermelada de Coco que se han convertido en uno de los manjares de su gastronomía, gracias a su gran dulzor y exquisito sabor.

Desayuno australiano. En Australia, para acompañar al té con leche, se sirven unas tostadas con vegemite, una pasta de untar de color marrón oscuro y sabor salado elaborada a partir de extracto de levadura de cerveza, y que es todo un símbolo culinario nacional en Australia y Nueva Zelanda.

Desayuno mexicano. Es difícil escoger un único desayuno mexicano pero, quizás los más llamativos sean los huevos rancheros, unos huevos fritos sobre una tortilla con fríjoles y salsa de tomate. Aunque las quesadillas también son un plato ideal para desayunar.

 Desayuno colombiano. El sur de América y su gastronomía están cada vez más de moda entre los españoles: tamales contundentes, un ajiaco (sopa de patata, carne y queso) humeante, bocadillo colombiano de queso y dulce de guayaba y un buen chocolate caliente con pan con mantequilla o arepas. ¡Una fiesta de sabores para tus papilas gustativas!

 Desayuno venezolano. ¡Las empanadas están a la orden del día! Las puedes encontrar rellenas de pollo, carne o jamón y queso.

Desayuno israelí. Uno de los desayunos más típicos de todo Israel es el Shakshouka, un plato que incluye: huevos escalfados con salsa de tomate, cebolla, guindilla y comino,  acompañado de ensalada de pepino y tomate, y muuucho pan para mojar.

A pesar de esta gran variedad de desayunos, la tradición sigue teniendo mucho peso entre los españoles. De hecho, el 41% de los españoles afirma que prefiere el desayuno mediterráneo compuesto por tostadas, zumo de naranja y café. ¡Sin olvidarnos de los churros con chocolate!

Y tú, ¿qué has tomado hoy para desayunar?