Todos tenemos un amigo cocinillas que nunca usa recetas, pero con todos los ingredientes hace un plato delicioso en un santiamén. Lo que no es muy evidente es el esfuerzo que le ha puesto anteriormente para perfeccionar su talento y convertirse en un gran chef. Hoy día, el ritmo de vida que llevan la mayoría de las personas, no permite mucha creatividad a la hora de preparar platos para la cena o el almuerzo. Sin embargo, convertirse en un buen cocinero requiere práctica, si quieres tener éxito en la cocina.

Hoy te damos algunos consejos para que aprendas a ser un buen chef y que realmente disfrutes de ese momento. ¡Recupera la diversión de cocinar!

 

  1. Organiza tu espacio. La mejor manera de preparar una receta es teniendo un espacio de trabajo limpio y organizado. Limpia las superficies de tu cocina y asegúrate de que no haya vajilla sucia en el fregadero.

 

  1. Busca recetas fiables. Tienes que leer recetas antes de empezar a experimentar en la cocina.

 

  1. Consigue lo básico. Cada plato sin duda tendrá los ingredientes que lo hagan único pero para poder experimentar con soltura hace falta primero tener las bases de la mayoría de las preparaciones. Por ejemplo, el ajo y la cebolla están presentes en muchas preparaciones saladas, así como las hierbas aromáticas y las especias.

 

  1. Planta tu pequeño huerto urbano. Hierbabuena, albahaca, romero, perejil, cebollino, cilantro… unas cuantas macetas en una ventana soleada forman un huerto urbano que te garantiza un suministro constante de deliciosas hierbas aromáticas que darán vida a todos tus platos.

 

  1. Afila tus cuchillos. Porque no hay nada más odioso (y peligroso) que intentar cortar con cuchillos sin afilar. Así que agénciate de un buen afilador.

 

  1. Que no falten las cucharas medidoras. Preferiblemente que sean metálicas, que tienen menos tendencia a que se queden sabores y son más duraderas.

 

  1. Un peso de cocina es indispensable. Especialmente para postres, pero un peso de cocina también es muy práctico para todo tipo de preparaciones, como pastas o arroces.

 

  1. Aprende sobre combinaciones. Saber qué sabores combinan es otra de las claves para poder cocinar sin receta. Por ejemplo, el chocolate y la menta, el tomate con el ajo y la albahaca o el jengibre con la lima.

 

  1. Expande tu paladar. Una de las claves para ser un buen cocinero es abrirse a diferentes gastronomías de diversas culturas. Tienes que experimentar una gran variedad de sabores para ayudarte a desarrollar tu creatividad como cocinero. Ve a restaurantes de gastronomías que nunca hayas probado, por ejemplo, de comida coreana, cubana, india, etíope o mediterránea.

 

  1. Ríete de tus errores. No todo sale siempre a la primera, especialmente cuando haces probaturas, así que no tengas miedo a equivocarte. Ríete de tus errores y aprende de ellos. Serán, en definitiva, tu mayor enseñanza.

 

  1. Haz que sea divertido. Si te aburres en la cocina, invita a alguien: tu pareja, un amigo, tus hijos o incluso un vecino pueden convertir cualquier momento en la cocina en uno verdaderamente inolvidable. Ahora, si prefieres estar solo, coloca algo de música, baila, canta y, sobre todo, cocina lo que te gusta.

 

Esperamos que te animes a poner en práctica estos consejos y que cocines muchos platos a pura creatividad. ¡A los fogones!