¡Feliz año nuevo!

Despedimos el 2018 y os damos la bienvenida con las nuevas tendencias foodies para este próximo año. ¡Apunta!, porque dentro de nada llenarán las estanterías de los supermercados, las cartas de los restaurantes de moda y los muros de Instagram según Whole Foods Market, la mayor cadena de venta de productos bio de todo Estados Unidos. Estas son sus predicciones:

 

Sabores de la Costa del Pacífico

Los alimentos llegados de Asia, Oceanía y la Costa del Pacífico de Estados Unidos son el nuevo objetivo de los foodies que adoran explorar el mundo a través de sus platos y sabores. La salchicha de cerdo que se toma en Filipinas y los camarones secos están a punto de iniciar su reinado, al igual que las coloridas frutas que invaden los bowls, como la guayaba, la pitahaya y la maracuyá. Además, llega el “Luo Han Guo” o “fruta del monje”, una fruta muy dulce que se pondrá de moda como edulcorante y que se considera el hermano mayor de la Stevia. También promete hacerse un hueco la yaca, el fruto con el que se prepara la versión vegana del famoso pulled pork.

Los probióticos

Los probióticos están de moda. Si 2017 fue el año del kimchi y las bebidas fermentadas, todo apunta a que esta tendencia seguirá creciendo en 2019 y los productos enriquecidos con probióticos como la granola, la mantequilla de nuez y las barritas energéticas tomarán el testigo y se harán un hueco en los lineales del supermercado.

La “carne falsa” y las grasas salusables

La renuncia a los carbohidratos y a la carne no implica eliminar sus sabores. Los snacks elaborados con vegetales (por ejemplo con setas) pero que imitan los sabores y las texturas de la cecina o las cortezas están triunfando. La mentalidad del consumidor está cambiando y la fobia a las grasas está a punto de dar un giro. Las dietas que triunfan proponen complementar la ingesta de proteínas controlando los hidratos y dando la bienvenida a las grasas saludables: chocolates rellenos de mantequilla de coco, bebidas de café vegano o el ghee, una mantequilla clarificada típica de la cocina india.

El cáñamo

Hasta ahora su cultivo en muchas zonas estaba prohibido porque las semillas del cáñamo provienen de la misma planta que la marihuana, pero países como Estados Unidos y Canadá empiezan a cultivarlo de manera masiva, ya que se trata de una de las semillas más nutritivas, superando incluso a la soja.

El reinado de las algas

Se sabe desde hace años que las algas pueden ser el ingrediente secreto para terminar con la epidemia de la obesidad que sufrimos en la actualidad. Vendrá una auténtica revolución y para todos los públicos: bocadillos para niños con semillas de nenúfares, alternativas de atún a base de plantas hechas de algas, noddles de algas, snacks hechos con piel de salmón, atún a base de algas…

Helados innovadores

Desde opciones veganas hasta nuevos sabores, el helado está en el punto de mira de la industria, que se esfuerza por crear caprichos guilty-free. De aguacate, hummus, tahini, agua de coco, queso… descubriremos postres helados de otra parte del mundo como de Taiwán, Turquía o la denominada “nieve de garrafa mexicana”…

Kasha, el sustituto sin gluten del trigo

El ‘kasha’, de origen ruso, está adquiriendo mucha popularidad como sustituto del trigo (en productos sin gluten). Tiene muchos nutrientes y antioxidantes, por lo que se ha convertido en un plato de moda en varias cocinas de toda Europa. Y es que, aunque no se trata de un verdadero cereal, sino de una fruta, las semillas de kasha a menudo se emplean como acompañamiento de manera similar al arroz o la quinoa, pero también en postres, ya que su textura crujiente da un resultado delicioso.

 Los nuevos snacks

Las tres comidas al día pierden protagonismo en favor de los pequeños bocados capaces de salvarnos en cualquier momento del día. Por eso los snacks se reinventan y triunfan los quesos envasados en raciones individuales, las barritas de jamón o las versiones artesanales de los sándwiches clásicos. Las golosinas también adquieren protagonismo y muchas marcas crean nuevas versiones para adaptarlas a quienes tienen que llevar dietas especiales. Por ejemplo las esponjas hechas con azúcar orgánico y las chucherías de arroz inflado sin gluten.

El Packaging

El consumo se volverá más responsable. Lo de pagar por la bolsa solo era la punta del Iceberg: el embalaje se hará de uso múltiple y se empezará a usar envoltorios hechos de cera de abeja o alternativas a las siliconas.

Alimentando valores

Los consumidores no solo se fijan en los productos que compran, sino también en los valores que hay detrás de cada marca. Por ello, premiarán con su dinero a las empresas comprometidas con el medioambiente y con el bienestar de los animales, a las empresas propiedad de mujeres o aquellas que luchen contra la pobreza en el mundo.

Consumo sostenible y ecológico

El consumo sostenible y ecológico está cada vez más integrado en nuestro estilo de vida. El consumidor no solo exige productos naturales, sin aditivos ni conservantes, sino que quiere saber cómo, dónde, cuándo y quién ha producido los productos que ha encontrado en el lineal. Además, le exige a las empresas un compromiso ético y sostenible. Cada día somos más conscientes que la mejor forma de cuidarnos a nosotros es respetando el medio ambiente, por eso, para 2019 han surgido nuevas ideas en productos ecológicos que ya están arrasando en el mercado.