Ya han bajado las temperaturas y los resfriados están a la orden del día. Y es que en esta época las defensas bajan y es más fácil que pillemos un buen catarro. Por suerte, una buena alimentación actúa de barrera protectora. Hazle frente al resfriado incorporando a tu dieta estos súper alimentos que fortalecen tu sistema inmunitario: antioxidantes, antivirales y bactericidas, además de los ricos en vitaminas A, B, C y proteínas, pueden ayudar a prevenir y aliviar los síntomas, incluso reducir  su duración.

Peras: contienen gran cantidad de antioxidantes y vitamina C, lo que ayuda a combatir diversas enfermedades. Además son ideales para hidratar las mucosas, poseen propiedades antiinflamatorias, protegen el aparato cardiovascular y, gracias a su alto contenido en fibra, ayudan a mantener un tránsito intestinal regular y combatir el estreñimiento. ¡Come una pera al día, sí o sí!

Mandarinas: son frutas ricas en vitamina C, una vitamina conocida por su acción efectiva en el sistema inmunitario. Además de comernos su pulpa, podemos hacer infusiones con la piel añadiendo una ramita de canela.

Tomillo: esta planta ayuda al sistema inmunitario, previniendo las infecciones por virus. Es un poderoso antibacteriano, reduce la fiebre, calma la tos y favorece la expulsión del exceso de moco. Se puede tomar también en infusión.

Ajo: tiene propiedades antivirales, antifúngicas y antibacteriales que ayudan a mantenerte sano. Además de antitusivo, mucolítico y expectorante, su consumo ayuda a combatir la tos, los resfriados y la sinusitis. Tomar uno o dos dientes de ajo crudos al día, es una buena opción como medida de prevención.

Cebolla: alivia la congestión pulmonar, calma la tos y desinfecta las mucosas. Su contenido en quercetina y cisteína la convierte en un gran aliado contra alergias y afecciones como el asma, la sinusitis, la rinitis o la bronquitis.

Miel: es ideal para aliviar el dolor de garganta y, mezclada con leche o con limón, para calmar la tos.

Caldo de pollo: el caldo de ave o sopa de pollo no sólo reconforta en los estados catarrales, sino que ayuda a prevenir la deshidratación, mejorar la congestión nasal y favorecer la eliminación de mucosidades. Además, los líquidos calientes contribuyen a reducir la inflamación de la garganta.

Legumbres: son alimentos ricos en antioxidantes, actúan como antigripales naturales y ayudan a reducir las toxinas que provoca la infección, fortalecen el sistema inmune y acortan la duración de la gripe o el resfriado.

Jengibre: esta raíz ayuda a deshacer las flemas para ayudar a limpiar tu tracto respiratorio y aliviar los síntomas de la congestión. También contiene fitoquímicos que ayudan a combatir a los virus que pueden ocasionar enfermedades respiratorias. Es preferible usar el jengibre fresco en tés y cocinado con alimentos.

 Kuzu: esta raíz seca procedente de Japón y China alivia molestias leves comunes, como la fiebre, el dolor muscular o los síntomas de la menopausia y protege nuestro sistema inmunitario. Incorpora 1 cucharadita al día.

Zinc: este mineral ayuda en la regeneración de la mucosa respiratoria y aumenta la capacidad defensiva. Alimentos como las pipas de calabaza, los mejillones, la carne magra, los huevos cocidos, la levadura de cerveza o los cereales integrales ayudan a reducir la intensidad de los síntomas del resfriado y la gripe y a acortar su duración.

Setas y hongos: debido a su contenido en vitamina D, ayudan a fortalecer el sistema inmunitario y a combatir ciertas infecciones. Tienen propiedades antibacterianas y antitumorales.

Picante: gracias a su contenido de capsaicina, promueve la sudoración equilibrando la temperatura del cuerpo en caso de gripe o resfriado. Asimismo abre los conductos nasales mejorando la congestión, la sinusitis, bronquitis e incluso el asma.

 Pescado: muchos tipos de pescado, especialmente el azul, son ricos en ácidos grasos omega-3, lo cual ayuda a reducir la inflamación pulmonar y a proteger los pulmones de infecciones respiratorias.

Equinácea: posee propiedades antivirales que pueden ser útiles para prevenir y tratar infecciones del tracto respiratorio

Unos hábitos saludables pueden ayudarnos a reforzar nuestras defensas. ¡Di adiós a la gripe y los resfriados con estos súper alimentos!