¿Sabes la cantidad de posibilidades que tiene el vino en la cocina? No sólo se utiliza para acompañar en una buena mesa, sino que en muchas ocasiones es un ingrediente casi imprescindible en distintas elaboraciones: blancos, tintos, dulces…

¡Echa mano del vino que tienes por casa y ponte manos a la obra! Te proponemos ocho recetas con vino fáciles de preparar y ¡absolutamente deliciosas!

 

  1. Carrillera al vino tinto

Una receta de guiso muy fácil, que siempre queda perfecta. Puedes  acompañarlas de unas patatitas salteadas, fritas o con puré. ¡Te va a encantar!

Ingredientes:

12 carrilleras de cerdo

1 cebolla

1 puerro

2 zanahorias

1 tomate

2 dientes de ajo

Laurel y hierbas aromáticas al gusto

300 ml de vino tinto

250 ml caldo de carne o agua

2 cucharaditas de azúcar

Sal y pimienta

Aceite de oliva

Elaboración de las carrileras al vino tinto

Limpiamos bien las carrilleras, quitándole las telillas y los restos de grasa que puedan tener. Una vez limpias, las salpimentamos y las enharinamos ligeramente.

En una olla, calentamos un chorrito de aceite y doramos las carrilleras a fuego medio-fuerte, lo justo para sellarlas.

Preparamos ahora las verduras: pelamos la cebolla, los ajos y las zanahorias y lavamos el puerro y el tomate. Troceamos todo.

En el mismo aceite en el que habíamos dorado las carrilleras, ponemos a pochar la cebolla y las zanahorias y añadimos una pizca de sal. Cuando lleven unos minutos, añadimos el puerro y los dientes de ajo. Incorporamos un par de cucharadas de azúcar, movemos y dejamos cocinar un poquito más, para que se caramelicen las verduras. Añadimos el tomate troceado y dejamos un par de minutos más al fuego para que suelte su jugo.

Regamos con el vino tinto, subimos el fuego y dejamos unos minutos, que se evapore el alcohol. Incorporamos de nuevo las carrilleras a la olla y añadimos caldo de carne o agua hasta casi cubrir la carne. Añadimos también el laurel y las hierbas aromáticas que nos gusten.

Cerramos la olla y esperamos que empiece a salir el vapor. En este momento bajamos un poco el fuego y dejamos cocinar unos 20 minutos. Sacamos las carrilleras y desechamos las hierbas aromáticas. Trituramos la salsa y, si es necesario, rectificamos su punto de sazón.

 

  1. Pollo al vino tinto

Te encantará este suculento pollo al vino tinto.

Ingredientes:

1 pollo cortado en piezas

2 cucharadas de aceite

50 gr de mantequilla

12 cebollitas cambray

100 gr de tocino picado

1 cucharada de harina

1 botella de vino tinto

1 ramito de hierbas de olor

4 cucharaditas de azúcar

2 dientes de ajo

Nuez moscada

Sal

Pimienta negra

24 champiñones enteros

1 cucharadita de brandy

Elaboración del pollo al vino tinto

Agrega el aceite y la mantequilla en una cacerola previamente calentada, añade el pollo y fríelas hasta que se pongan doradas. Retira las piezas de pollo y reserva la mitad de la grasa.

Añade las cebollitas y el tocino y fríe hasta dorarlos. Espolvorea harina sin dejar de mover. Vierte el vino y deja que hierva. Agrega las hierbas, los ajos, el azúcar, la sal, pimienta, nuez moscada y agrega el pollo y cocina por 15 minutos.

Agrega los champiñones y cocina por 45 minutos o hasta que el pollo esté cocido y retirar.

Para la salsa: Vierte el brandy sobre el líquido anterior y hierve durante 5 minutos hasta reducir. Retira las hierbas de olor y los ajos.

 

  1. Chorizo al vino tinto

Este plato es súper sabroso. Además, al igual que los pocos ingredientes que tiene, la preparación es también corta y rápida. ¡Prepara pan para mojar!

Ingredientes:

2 chorizos

2 cucharadas de aceite vegetal

100 ml de vino tinto

Perejil picado

Elaboración de los chorizos al vino tinto

Pica el chorizo en rodajas de más o menos 1 cm. En una sartén, calienta el aceite un par de minutos y añade los chorizos cortados. Cocina por cada lado hasta que estén dorados.

Añade el vino, tapa la sartén y cocina unos 5 minutos a fuego medio. Cuando el vino se haya evaporado y los chorizos hayan tomado el color que les da el vino, saca del fuego.

Sirve caliente con perejil por encima y acompáñalo de una buena cantidad de pan para mojar.

 

  1. Mejillones al vino blanco

Los mejillones siempre son súper elegantes y sofisticados y lo mejor: son muy fáciles de preparar. ¡Seguro que sorprenderás a más de uno!

Ingredientes:

12 mejillones

1 pieza de echalote picado

50 gr de mantequilla

150 ml de vino blanco

100 ml de crema para batir

Perejil fresco picado finamente

1 cucharadita de sal

Pimienta al gusto

Elaboración de los mejillones al vino blanco

En una cacerola a fuego medio, agregar la mantequilla y el echalote picado, dejar un minuto, agregar los mejillones y tapar. Dejar a fuego medio durante 3 minutos. Posteriormente agregar el vino blanco y dejar reducir a la mitad.

Incorpora la crema para batir (lyncott) y llevar a ebullición. Deja cocer 4 minutos más y sazonar al gusto.

Sirve en un plato hondo y espolvorea con el perejil picado.

 

  1. Peras escalfadas en vino tinto

Sin duda un postre tan clásico como elegante. Sorprende a tu familia o amigos rematando una buena comida con este delicioso postre.

Ingredientes:

6 peras peladas y rebanadas

1 1/2 tazas de vino tinto

3/4 tazas de azúcar granulada

2 cucharadas de jugo de limón

2 cucharadas de vainilla

2 cucharaditas de canela

Elaboración de las peras escalfadas en vino tinto

Combina todos los ingredientes (excepto las peras) y deja hervir.

Una vez que la mezcla de vino haya hervido, agrega las peras y deja cocer durante 12 minutos. Gira las peras y cocina durante 10 minutos más. Cuando el tiempo haya pasado, retira las peras y deja que se enfríen. Vierte la salsa de vino sobre la preparación, sirve y disfruta.

 

  1. Vino caliente

Un must para la temporada de lluvias. Este cóctel se sirve en los bares más hot y hasta en las casas de las abuelas que quieren consentir a la familia.

Ingredientes:

4 tazas de sidra de manzana

1 botella de vino tinto

1/4 de taza de miel

4 piezas de clavo

3 piezas de anís estrellado

2 varas de canela

1 naranja (la cáscara y el jugo)

Elaboración del vino caliente:

Vierte todos los ingredientes en una olla y calienta durante 20 minutos. Revuelve con una palita de forma constante. Sirve caliente.

Un truco: para conservar el vino tinto que nos sobra, colócalo en la cubitera o bandeja para hacer cubitos de hielo y congélalo. Cuando lo vayamos a utilizar en alguna receta, solo tenemos que sacarlo del congelador y utilizarlo.

¡A cocinar!