Cocinar con los más peques de la casa se ha convertido en una de las tendencias ‘foodie’ más extendidas. Surgida en los últimos años, gracias al auge de programas de TV de cocina como ‘MasterChef’ o ‘TopChef’ y a la importancia que le estamos dando a la alimentación en nuestras casas, esta tendencia gastronómica está despertando en muchos niños la curiosidad por aprender a cocinar. Y es que los ‘peques foodies’ o ‘koodies’ como se los conoce en inglés (el término surge de juntar las palabras kids + foodies) no han dejado de ganar popularidad.

Cada vez son más los peques que se involucran en el mundo del arte culinario y la gastronomía, iniciándose en los fogones a edades muy tempranas. Aunque se cree que a los niños no les gusta la comida llamada “gourmet”, platos más elaborados, con nuevos sabores y texturas, los niños están cada vez más dispuestos a probar cosas nuevas, ya no les vale con la típica pasta, salchicha o patatas fritas…

Para los niños, cocinar también es jugar, aprender, y una forma exquisita de educar. Los ‘koodies’ aprenden la importancia de una buena alimentación, a estar en contacto con el producto, conocer otras culturas y a tener un gusto crítico por lo que se come. Además de ser una actividad que puede realizarse en familia y así pasar más tiempo de calidad con los más pequeños, cocinar también puede ser una fuente de creatividad para esas pequeñas mentes repletas de imaginación.

La experiencia es tan positiva que muchos ya le dan peso a esta tendencia como la nueva moda gourmet que ha llegado para quedarse, y que abarca desde cursos de cocina para niños, libros de recetas ‘mini’ y utensilios de cocina seguros a los que pueden darle uso para dar sus primeros pasitos.

Minichefs, ¡a cocinar!