Considerado uno de los platos más populares de Suiza, el rösti, tradicionalmente,  formaba parte de un desayuno normal de los agricultores suizos. Hoy en día, se sirve más bien como una excelente guarnición para platos de carne o pescado. Aunque es un poco laborioso de preparar, el rösti es un plato muy sabroso a la par que ligero, ideal para un almuerzo o cena. Hoy os dejamos esta deliciosa receta de rösti de patata y queso con pan rallado. ¿Te atreves con ella?

Ingredientes (para 2 personas)

2 patatas grandes

1 cebolla pequeña

50 gr de queso Emmental

15 gr de mantequilla

Un puñado de perejil

Un puñado de pan rallado Frumen con Especias

Aceite de oliva

Sal

 

Elaboración del rösti de patata y queso con pan rallado

Pelamos las patatas y las rallamos con un rallador grueso sobre un plato. A continuación,  hacemos lo mismo con la cebolla y lo mezclamos todo. Añadimos un poco de perejil picado, pan rallado con especias y sal al gusto. Mezclamos bien la masa, hacemos unas pequeñas bolas que aplastamos como si fuésemos a hacer una hamburguesa o unas tortitas.

Ahora, tenemos 2 formas de cocinar los röstis de patata:

* En sartén: Dejamos que se cuaje el rösti en la sartén unos 3 minutos a fuego medio por ambos lados. En este caso, hacemos las tortitas más finas para que se cuezan sin problema en el interior.

*Al horno: En una sartén, añadimos un poco de aceite de oliva y ponemos con cuidado las tortitas y las doramos por ambas caras para que se sellen, son suficientes 30 segundos por cada cara. Las ponemos en una fuente y las metemos en el horno unos 15-20 minutos a 200 grados.

Aunque nosotros la hemos hecho con patatas crudas, hay quien prefiere emplear patatas cocidas. Además, se le puedes añadir otros ingredientes como champiñones en láminas, bacon, jamón, etc. En lo que todos estamos de acuerdo es en que el rösti hay que servirlo recién hecho. ¡Ya se nos hace la boca agua!