Con la primavera recién estrenada, comienzan a brotar algunos de los productos más codiciados de la huerta. Y es que esta época del año es la que más colores aporta a nuestra despensa, sobre todo si hablamos de frutas y verduras. Hoy os hablamos de los guisantes, una joya gastronómica que reina en los mejores restaurantes y que muchos llaman ‘caviar verde’ o ‘caviar vegetal’.  Sobre todo, algunas variedades como los guisantes lágrima, que pueden llegar a superar los 300 euros el kilo.

Proveniente de la costa del País Vasco, la magia del caviar verde comenzó a extenderse hace algunos años. La cercanía del mar proporciona al guisante lágrima una humedad que necesita y una salinidad que lo hace especial. Con un sabor delicado y una textura únicos (una piel crujiente que da paso a un interesante interior líquido), estos guisantes tienen una temporada muy corta y una recolección muy exigente, de ahí su elevado precio.

El guisante lágrima también es una joya desde el punto de vista nutricional. Su contenido energético y graso es mínimo y es rico en proteínas, hidratos de carbono, fibra, vitamina C y vitamina B12, y minerales como el magnesio y el fósforo.

Estos guisantes se pueden preparar de muchísimas maneras, tanto para acompañar como guarnición como para ser protagonistas del plato. Son buenísimos crudos y, generalmente, se les somete a una cocción muy corta como un ligero escaldado o salteado. A continuación os dejamos una receta muy fácil de hacer en casa. Si eres fan del reino vegetal, aprovecha el momento para probar el ‘caviar verde’. ¡Te sorprenderá!

 

Guisantes lágrima salteados con setas y huevo escalfado

 

Ingredientes:

1 Kg guisantes desgranados

2 lonchas gruesas de jamón serrano

1/4 Kg setas

1 cebolla

2 dientes ajo

4 huevos

Aceite de oliva

1 vaso de vino blanco

Pan rallado Frumen Ecológico

Sal

Pimienta negra

 

Elaboración guisantes salteados con setas y huevo escalfado

Podemos utilizar en esta receta cualquier tipo de setas, e, incluso, champiñones. Empezamos por pochar la cebolla rallada, junto con los ajos muy picados. A los 10 minutos, incorporamos el jamón troceado muy pequeño, damos unas vueltas y ponemos las setas seleccionadas, limpias y troceadas. Subimos a fuego medio y las tenemos haciéndose otros diez minutos. Añadimos el vino blanco y dejamos reducir el líquido a la mitad. Es el momento de añadir los guisantes, salpimentar e incorporar una cucharadita de pan rallado. Cocinamos hasta que estén al dente. Escalfamos los huevos y servimos los guisantes con setas y con un huevo roto por encima.