Los aceites aromáticos son el complemento ideal para dar un toque distinguido a tus ensaladas, pastas y platos de carne o pescado más aburridos. Existen muchísimas combinaciones: aceite picante con guindilla, aceite de romero, aceite a la albahaca, aceite de trufa, aceite cítrico con limón, aceite con jengibre, aceite al ajo, aceite de hierbas provenzales… Te contamos cómo aromatizar aceite, fácilmente, en casa:

  1. El aceite

Si vas a aromatizar un aceite con hierbas aromáticas o especias debes comprar un aceite de oliva virgen extra de primera calidad. Eso sí, es preferible emplear un aceite bastante suave y con baja acidez, para que no mate el resto de matices. De esta forma, el sabor del propio aceite no se impondrá sobre el sabor de las hierbas o especias.

  1. Ingredientes

Es importante que los ingredientes (frutas, hierbas o especias) que vayamos a utilizar estén bien limpios y secos antes de introducirlos en el aceite.

  1. El recipiente

Una botella, una jarra, una aceitera… cualquier recipiente sirve para aromatizar el aceite mientras sea de cristal y tenga un cierre hermético. Por comodidad, podemos aromatizar aceites para cocinar en un frasco de cristal de boca ancha y, una vez pasadas tres o cuatro semanas, filtrarlo y pasarlo a una botella o aceitera.

  1. Infusión en frío

Existen dos formas de aromatizar el aceite: en frío o en caliente. En frío es cuando añadimos al aceite los ingredientes, es decir, las hierbas o las especias que queramos utilizar, cerramos bien el recipiente y lo metemos en la despensa o en un armario (ya que es mejor que esté a temperatura ambiente y no reciba mucha luz), dejando que el aceite vaya tomando sus aromas y sabores. Este método requerirá más tiempo de reposo antes de poder consumirlo… unas tres o cuatro semanas aproximadamente. Para que alcance su máximo sabor, podemos agitar una o dos veces por semana. Si al consumirlo vemos que se ha vuelto un poco turbio, lo mejor es colarlo antes de su uso.

  1. Infusión en caliente

Para que la mezcla macere antes, podemos calentar el aceite. Cuidado con pensar que infusionar en caliente supone calentar el aceite y cocinar o freír las especias o hierbas aromáticas… ¡ni mucho menos! Se trata de calentar el aceite a 40°C, lo que favorecerá que las especias y las hierbas desprendan su aroma y sabor y que el aceite no pierda sus propiedades. Lo mejor es hacerlo al baño maría.

  1. Reposo

Tan importante es no retirar los ingredientes antes de tiempo, como tampoco dejarlos eternamente dentro de la botella. Para que el aceite tome el sabor de las especias y las hierbas deberán pasar un tiempo de reposo, durante el que irán infusionando. No hay que tener prisa, que el proceso lleva su tiempo. Si te precipitas, tendrás el mismo aceite que al principio, sin ningún sabor extra, y unas cuantas especias mojadas en aceite.

Si has introducido los ingredientes en el aceite en frío, deberán reposar al menos tres semanas. Si lo has hecho en caliente, el tiempo se reduce a una semana. Pasado el tiempo de reposo, se deben retirar estos ingredientes colando el aceite.

  1. Conservación

Una vez que el aceite esté limpio y filtrado, ya puedes utilizarlo para darle más sabor a tus platos, con un abanico de sabores, en una comida o cena exclusiva y divertida. Etiquétalo con el sabor que tiene y el momento en el que se preparó. Recuerda guardarlo en un lugar fresco y seco, preferiblemente a oscuras.

¡Así de sencillo, así de fácil, así de rico!