Muchos consideran la cocina asiática una de las comidas más exquisitas del mundo. La combinación de ingredientes y el saber ancestral de su cultura, en términos culinarios, tienen como resultado una explosión de sabores capaz de cautivar los paladares más exigentes del planeta.
No es un secreto que este tipo de cocina se ha hecho notar en el ámbito internacional, entre otras cosas, por la importancia que le concede a los frutos del mar: peces, mariscos, crustáceos y algas son habituales en sus platos. Siendo, estas últimas, un ingrediente de gran valor nutricional y culinario.
Pero, ¿de dónde las algas?, ¿cuáles son sus propiedades?, ¿a qué saben?, ¿dónde se compran? En este artículo te descubrimos interesantes detalles sobre el alga hijiki, una de las más populares de la cocina asiática que se encuentra en estado silvestre en las costas rocosas de Japón, Corea y China.
Un gran poder remineralizante: el principal valor nutricional del alga hijiki.
Su nombre científico es Sargassum fusiforme y como todas las algas es rica en fibra, vitaminas B y minerales como el hierro, fósforo, yodo y potasio. Su consumo se remonta varios siglos atrás, erigiéndose, a día de hoy, como un alimento tradicional japonés indispensable para una dieta sana y equilibrada.
Dado que el alga hijiki es un alimento con un gran poder remineralizante, su consumo es altamente beneficioso para niños y jóvenes en crecimiento, mujeres embarazadas, personas con osteoporosis o en periodos de convalecencia. Asimismo, se recomienda su consumo a personas anémicas por su altísimo contenido en hierro.

 

Uso culinario del alga hijiki: el auténtico sabor a mar.
Son varios los chefs que opinan que el alga hijiki es una de las plantas marinas que mejor reproduce el intenso sabor a mar. Y es precisamente su intensidad la que la convierte en un perfecto «as en la manga» cuando se trata de evocar el frescor de los manjares marinos de Asia.
Tradicionalmente, este tipo de alga también se utiliza como acompañante de sopas, salteados de verduras y en platos que buscan crear contrastes de sabores y texturas como croquetas, rellenos de verduras, canelones, empanadillas, salsas…
El alga hijiki se consigue en herbolarios o comercios de alimentos orientales. Como vienen deshidratadas se aconseja dejarlas en remojo durante unos 40 minutos, ya que al ser un alga marina bastante dura, por lo general, necesita una cocción mínima de 30 minutos.
Con este singular y llamativo ingrediente podrás hacer platos como la ensalada hijiki, paella de tierra y mar y la fideuá de algas.