El chef Pierre Gagnaire nació en Apinac, Francia en 1950. Hijo de dueños de restaurante, comenzó su carrera como aprendiz formándose en los aspectos fundamentales de la cocina tradicional. En 1974, el joven chef descubrió el mundo de la cocina creativa trabajando junto al chef Alain Sendernes en el afamado restaurante parisino Lucas Carton, siendo el comienzo de una nueva forma de ver la gastronomía para Gagnaire.

Después de dos años recorriendo el mundo, Gagnaire regresó al restaurante familiar, Le Clos Fleury, cerca de Saint Etienne y se hizo cargo de la cocina obteniendo en 1976 su primera estrella Michelin. Cinco años después, decidió aventurarse en solitario y abrió su primer restaurante en Saint Etienne, recibiendo dos estrellas por su revolución gastronómica. En 1992, abrió su segundo restaurante donde consiguió superarse y ganar tres estrellas Michelin; a pesar del éxito inicial, solo cuatro años después, los restaurantes de Cagnaire cayeron en bancarrota obligando al chef a cambiar Saint Etienne por París.

Con el apoyo de amigos, Gagnaire abrió un nuevo restaurante con su nombre en París durante 1996 y solo en dos años recuperó su estatus de tres estrellas. Gracias al éxito de esta nueva aventura, ha abierto varios restaurantes en todo el mundo, en ciudades como Londres, Tokio, Hong Kong, Seúl, Dubai, y Las Vegas, obteniendo la sorprendente suma de 11 estrellas Michelin entre todos los restaurantes, lo que reconoce su capacidad para mantener los estándares de calidad de su cocina en muchos establecimientos repartidos por todo el mundo.

Gagnaire fue uno de los primeros cocineros en concebir la comida como arte, y como si de un pintor se tratase, suele marcar sus piezas culinarias por plato y año. La evolución constante y lo impredecible de su cocina le ha permitido, a este chef considerado entre los mejores 10 cocineros del mundo por la revista Le Chef, permanecer a la vanguardia de la escena culinaria internacional.